lunes, 6 de febrero de 2012

El educador como mediador del proceso de aprendizaje destrezas que debe poseer como facilitador

El educador como mediador del proceso de aprendizaje destrezas que debe poseer como facilitador
Antiguamente, el maestro producía un proceso de instrucción más que de enseñanza. El docente era un repetidor de conocimientos, los cuales el alumno podría no interiorizar ni cuestionar. El maestro no tomaba en cuenta las vivencias del niño y no conocía lo decisivo de la educación informal en la formación del mismo. Así se transmitían los conocimientos en una manera literal, no se construían sólo se recibían pasivamente. El educando era una verdadera caja o archivo de datos memorizados los cuales no entendían o no eran capaces de aplicarlos a sus exigencias diarias, pues no iban acorde con su realidad.
Hoy en día, se pretende realizar un proceso de retroalimentación en el sentido de que se enseña y aprende al mismo tiempo, pues de la buena relación entre ambas partes surgen experiencias significativas y formativas.
El trabajo del docente y los materiales didácticos dirigidos a los estudiantes de pluricidad de auditorios deben conceptualizarse como agentes generadores de motivación positiva para el aprendizaje, la responsabilidad y la superación; hacer de esto algo permanente y utilizar todos los recursos posibles. Pues el individuo motivado con base en sus propios intereses y deseos innatos, tiene la base para aprender y estudiar significativamente a largo plazo. De ahí que sea la motivación como forma de autorrealización el eje central que debe mantenerse a través del desarrollo de los cursos para alcanzar el éxito.
Se debe recordar que el verdadero aprendizaje significativo es el que produce cambios de comportamiento (no por crecimiento o maduración) de relativa permanencia, resultado del cumplimiento de los objetivos propuestos por la persona como su proyecto de vida.
DESTREZA DEL EDUCADOR COMO FACILITADOR
El docente debe estar bien preparado en relación a su rol para asumir la tarea de educar a las nuevas generaciones y ello implica no sólo la responsabilidad de transmitir conocimientos básicos, sino el compromiso de afianzar valores y actitudes necesarios para que puedan vivir y desarrollar sus potencialidades plenamente, mejorar su calidad de vida, tomar decisiones fundamentales y continuar aprendiendo.
El maestro debe interactuar con las instituciones y los padres de familia, ser docente es tener la oportunidad de enfrentarse cada día a una caja de sorpresas; una sonrisa, el llanto, un logro, un interrogante difícil de responder, situaciones que hacen del ejercicio académico un rol gratificante y un reto permanente como “facilitador de los aprendizajes” a través del uso de nuevas tecnologías.
La facilitación es el proceso de conducir a un grupo a través del aprendizaje. El enfoque parte de la base que cada persona tiene como algo único y valioso que aportar. Sin la contribución y conocimiento de cada persona, la habilidad del grupo para entender o responder a una situación puede reducirse.

El papel del facilitador es extraer el conocimiento e ideas de los diferentes miembros de un grupo, ayudar a animarlos a que aprendan los unos de los otros y a pensar y actuar en conjunto; por tanto un facilitador es alguien que:
             Reconoce las fuerzas y habilidades de los miembros del grupo y ayuda a que se sientan cómodos en compartir sus esperanzas, preocupaciones e ideas,
             Apoya al grupo, dando confianza a los participantes para compartir y probar nuevas idea,
             Valora la diversidad y es sensible a las diferentes necesidades e intereses de los miembros del grupo, estas diferencias podrían deberse al género, la edad, la profesión, la educación, la condición económica y social,
             Lidera con el ejemplo mediante actitudes, enfoque y acciones.
La enseñanza tradicional involucra el compartir la información en una sola dirección de maestro a estudiante, la facilitación involucra el compartir la información en varias direcciones entre el facilitador y el grupo y entre los miembros del grupo. El educador brasileño creía que la educación debe ser liberadora, por tanto en lugar de respuestas a los aprendices, la educación debe apuntar a aumentar la conciencia de los aprendices para que ellos puedan identificar los problemas y sus causas y encontrarles las soluciones.
El facilitador ayuda al grupo a través de preguntas que animan a nuevas maneras de pensar y analizar la situación. La relación entre un facilitador y un grupo de adultos es diferente de la de un maestro y una clase. Por ejemplo, un maestro normalmente presenta las ideas desde adelante, pero un facilitador normalmente se sienta con un grupo y anima la discusión de grupo. Un facilitador involucra al grupo en actividades que ayuden a los adultos con niveles bajos de educación formal, alfabetización o confianza a tomar un rol pleno, mientras que un maestro normalmente tiene una relación formal con sus estudiantes en la que el maestro está en una posición de autoridad. La relación del facilitador con los miembros del grupo está basada en la confianza, respeto y un deseo de servir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada